CUENTO PARA MIS AMIGOS QUE ESTABAN SOLICITANDO. (LA GALLINA LISTA)

Narrado por: Edith Navarrete Bustos. (Santa cruz)

En una aldea, vivía una gallinita, solo tenía una casita muy bonita, pequeñita, porque ella era pequeñita; pero en la misma aldea vivía un zorro.

El zorro trataba de atraparla, el quería devorarse a la gallina pero, la gallina se dice que es lista. Ella tenía mucho cuidado, se cuidaba mucho para que el zorro no la devorara.

Ella salía todos los días a recoger leña a la aldea, y un día de tantos no aseguro la puerta, la dejó, abierta y el zorro se metió. Cuando la gallina llegó, el zorro esta adentro de la casa.

Primero pensó donde esconderse, se metió debajo de la mesa, se le salía el hocico y no hallaba donde esconderse, se hizo detrás de la puerta. La gallina oyó que el zorro estaba ahí y entonces pegó un brinco, alzo vuelo y cayó arriba en la solera de la casita.

Luego el zorro se puso a pensar como hacía para devorarse a la gallina, porque no la alcanzaba. Entonces empezó a dar vueltas.

Entonces la gallina estaba viendo y movía la cabeza, este conforme el zorro iba dando vueltas, la gallina se mareo ¡Pum! cayó.

El zorro que siempre andaba un saco, la cogió, la echo en el saco y se puso en camino a su casa. Cuando la gallina se vio dentro del saco del zorro, dice -Ay ahora sí, hasta aquí me la presto mi Dios, este me va a comer.

Y ella se puso a llorar, llorar y llorar.

Pero el zorro de tanto caminar con ese peso se cansó y se acostó a dormir en el tronco de un árbol.

La gallinita lloraba y lloraba, entonces como ella andaba unas tijeras, aguja con hilo pensó con las tijeras cortaría el saco y se puso a trabajar.

Corto el saco, le hizo una abertura, se salió del saco  y luego se puso a coser, busco una piedra muy grande y la echo dentro del saco. Y le cosió la abertura.

Ella se fue corriendo para su casa, tranquila, contenta porque se había liberado del zorro.

Cuando el zorro se despertó se puso en camino y decía: Ah, que gorda está esta gallina, cada vez pesa más, es que no puedo con ella. Y caminaba y caminaba.

Mamá tenga lista la olla, con agua hirviendo porque voy a dejar caer la gallina que traigo aquí.

La mamá del zorro quitó la tapa de olla, pero como era una piedra el agua está brinco para arriba y se quemó el zorro y la mamá y los dos murieron.

Colorín colorado este cuento se ha terminado.

(Edgar Cantón)

Diario Digital El Independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s