ORIGEN MACABRO DE PAPAGAYO SE DEVELA

full-sunset-papagayo-gulf-guanacaste

Fotografía: Ilustrativa.

Por el Lic. Frank Paniagua Mendoza

Continuamos con los reportajes  PROYECTO PEÑA-PAPAGAYO,  y de lo que realmente trata de imponérsele a los Costarricenses.

PROYECTO PAPAGAYO DEL DIPUTADO PEÑA INDICA ASÍ:

“El Proyecto Turístico Golfo de Papagayo se inicia con la promulgación de la Ley Nro. 5847 del 18 de noviembre de 1975 y publicado en el Alcance 194-A de la Gaceta Nro. 223 del 22 de noviembre de ese mismo año, en la que se aprobó el convenio de préstamo por U.S.$370.000.00, entre el Instituto Costarricense de Turismo (en adelante ICT) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) con el fin de financiar exclusivamente la elaboración de un estudio de factibilidad técnica económica y el plan maestro del polo turístico de Bahía Culebra, provincia de Guanacaste y con el aval del Poder Ejecutivo dado que el prestatario de ese empréstito fue el Instituto Costarricense de Turismo. Dicho estudio fue realizado en el abril del año 1978 y aprobado por parte del ICT el Estudio de Factibilidad Técnico Económico y Financiero, el Plan Maestro y Diseño Preliminar del Proyecto Turístico de Bahía Culebra por la empresa BEL Ingeniería, CEISA, Madriz Mezerville & Asociados, Checohi & Co., y actualizado en 1988.”

Vamos a confrontar este párrafo con la historia inmediatamente que le era reciente esbozada en mi libro PAPAGAYO COSTA RICA, UN EMPERIO LEVANTADO SOBRE CENIZAS; la  que deja entrever que cuando un político se mueve   detrás de un Proyecto específico con tanto ahínco es porque tiene intereses personales que se esconden tras la fisonomía traslúcida de un interés “GENERAL”. Veremos cómo es que hoy se basó esta Estafa a mi familia  y al pueblo de Costa Rica en una Ley que ya todo lo sabía acerca de la gran riqueza de nuestra Hacienda Palmares. El libro cuenta los antecedentes de este párrafo del proyecto PEÑA-PAPAGAYO, así:

“TÍTULO I.  CAPÍTULO III.- LA VENTA DE “LA MORENITA”.  
…Mi padre tomó en arrendamiento la “HACIENDA LA CULEBRA” en Golfo de Papagayo y la llenó de ganado, su pasión. Pronto se descubriría el cáncer que lo mató.
Desde LA CULEBRA retornó a PALMARES, de donde había salido temporalmente, casi un año, gracias a un fraude cometido en su perjuicio y el nuestro. Los perpetradores, como buenos cobardes, nunca mantuvieron la posesión que quisieron tomar cuando mi padre estuvo en prisión por una deuda ganadera, la cual no cubrió por el fraude que les menciono y que ahora se narra en esta historia, cuarenta y cuatro años después, una vez que investigué y documenté la peor estafa de cuello blanco al pueblo de Costa Rica, en que resultamos víctimas mi familia y yo… Recuerdo la Inauguración de la fábrica. Don Daniel Oduber Quirós estuvo allí no solo por la gran amistad con mi papá sino como Presidente de la República que era entonces. Jorge atendía a los invitados usando una gabacha blanca. Daniel Oduber, siempre allí, siguiéndole las pisadas a mi papá. Recuerdo que llegó en varias oportunidades a la Hacienda Palmares a visitarnos. Mi papá siempre haciéndole regalos: cerámica precolombina que los peones sacaban de la finca; piezas pequeñas de oro y jade; un tráiler para llevar un caballo; etc. Dinero efectivo para su campaña no fue la excepción y hasta préstamos personales; pues Daniel era su gran amigo, del que se sentía muy orgulloso.
La inauguración de “Algodones de Costa Rica” la tengo grabada en mi mente… Ahora me doy cuenta que mi padre tan solo guardó silencio de la emboscada que sufrió para proteger nuestras vidas y la suya después de la venta parcial de la Hacienda Palmares en 1973 y de un hato de ganado. Esto último sería utilizado para llevarlo a prisión.
La Morenita dejó en un solo año recuerdos imborrables y una linda invitación para refugiarme en el nicho de sus vivencias cada vez que existe una regresión por nostalgia o tristeza. Solo un año bastó para quedar inmerso en el resto de mi vida como un lugar al que desearía volver; sin lugar a dudas…“TITULO I. CAPÍTULO I.  HACIENDA PALMARES, UNA PERLA en BAHÍA CULEBRA.La HACIENDA PALMARES se encuentra ubicada en Golfo de Papagayo, Bahía Culebra, en NACASCOLO de Liberia, distrito cuarto del cantón quinto de la provincia de Guanacaste, Costa Rica…

Mi padre  adquirió la primera parte, denominada “FINCA EL MANGO” de los dueños de la empresa “LA CULEBRA, LIMITADA” (hoy ya extinta), en el año 1963.  Posteriormente, en 1971 adquiriría la segunda parte, propiamente la denominada “PALMARES”. Ambas heredaron los nombres de dos accidentes geográficos de la zona: una quebrada y una playa o bahía, respectivamente. Ambas fincas incluyen una parte de la zona marítimo terrestre en estado de ocupación, más un sector continental que le es adyacente. Por tratarse de dos penínsulas, la zona marítimo-terrestre va bordeando el mar Pacífico de un lado y la finca propiamente dicha del otro. Asimismo, por tratarse de dos penínsulas pequeñas y angostas, el sector de la milla marítimo es casi de la mitad de la Hacienda, es decir, doscientas hectáreas de zona marítimo y doscientas hectáreas continentales en cada una de ellas. Esta fotografía aérea nos dará una idea clara de lo que aquí explico:

…Preparado el terreno como estaba en la coyuntura de los proyectos de expansión del BANCO CENTROAMERICANO DE INTEGRACIÓN ECONÓMICA, el gran político ya era diputado para entonces.  Hizo un acercamiento con mi padre, pues ya BAHÍA CULEBRA había sido escogida como el centro  del POLO TURÍSTICO en el PLAN MAESTRO de los POLOS TURÍSTICOS CENTROAMERICANOS…

La amistad con este señor no le dejaría a mi padre nada bueno. Llegó como una sigilosa neblina que despejaría el horizonte hacia un mundo de desarrollo nunca antes imaginable por la mente aldeana que caracterizaba al costarricense de esa época en materia turística.

Para el año 1963 mis padres tendrían cinco años de casados. Palmares fue su primera HACIENDA.  Contrajeron matrimonio en Filadelfia de Carrillo en 1958 y se fueron a vivir en una casita que les regalaron mis abuelos paternos como regalo de bodas.

Un día de tantos, a inicios del año 1973, este político le presentó a mi padre a un supuesto inversionista, dado que para esa época ya se hablaba de un Megaproyecto turístico que financiaría el Banco Centroamericano de Integración Económica en Guanacaste.  Este supuesto inversionista habría comprado algunos terrenos a algunos campesinos de las zonas aledañas a Bahía Culebra.  Le haría una oferta de compra a mi padre de la Hacienda y aquí comenzó la tragedia de mi familia dada la poca malicia de mis padres ante rufianes de gran estirpe, como resultó ser este hombre. Los de “cuello blanco” no habían sido etiquetados en aquella época; pero su naturaleza siniestra es ancestral.

Le hace una oferta muy significativa por las  834  hectáreas de la finca; pero solo compra veinte hectáreas de ella. Además le indica que le venda 50 reses. Mi padre le dice que sí, pero que debe pagar todo el monto de la compra pues el ganado estaba comprometido en prenda ganadera con la Junta de Crédito del Banco Nacional de Costa Rica. Fue citado a San José para firmar las formalizaciones de venta de parte del inmueble y del ganado en la oficina del abogado del oferente.

Estando en San José, el famoso inversionista no llegó sino que lo hizo un tercero, quien dijo ser su apoderado, pues el comprador estaba fuera del país. Una vez firmada la escritura, el hombre de apellido extranjero latino y con cédula ocho (cédula que se le asigna a todos los que supuestamente nacieron en Costa Rica pero que no fueron reportados inmediatamente al Registro Civil)  le dijo a mi  padre que fueran al Banco.  A la salida del Bufete lo emboscaron, le pusieron un arma en la cabeza y lo amenazaron de muerte si pronunciaba su nombre a cualquier persona, amenaza que se extendería a mi madre, mis hermanos y a mí. Mi padre regresó sin ningún centavo producto de la venta del ganado y parte de la Hacienda. No pudo explicar por qué razón fuera de la casa, días después de haber llegado el inversionista por el ganado,  se encontraba un agente del Banco Nacional a realizar una inspección furtiva, sin aviso previo, y  él no tenía el ganado; pues el señor inversionista apareció y ya se había marchado con las reses en varios camiones. Mi madre supo que algo muy, pero muy malo,  le había pasado a mi padre en San José, pues evadía preguntas y se mostraba taciturno.  Poco tiempo después, cuando Jorge compraba alimentos en un pueblo cercano, en Guardia de Liberia, escuchó rumores de que apresarían a nuestro padre esa tarde. Jorge llevó el caballo a todo galope hacia la Hacienda. A escasos kilómetros de llegar a la casa  el caballo cedió y no dio más;  cayó al suelo de un infarto debido al cansancio, muriendo en el acto, cayendo Jorge debajo del caballo con todos los víveres. A como pudo, lleno de polvo y raspado por todos lados, emprendió el viaje corriendo hacia la casa frente al mar en El Mango y gritaba a mi madre: “dígale a mi papá que se esconda, que vienen por él”. Mi madre lo abrazó y le dijo: “tu papá ya lo sabía, los peones le avisaron que venían por mar y  que un avioneta circundaba los cielos en forma misteriosa”. Se había escondido en una caverna, y no lo encontraron. Los operativos de búsqueda llevarían días. Finalmente, mi madre le escribe una carta suplicándole que se entregara, pues los policías ya hablaban de capturarlo vivo o muerto. El peón de nuestra mayor confianza le llevaba alimentos a su guarida y finalmente la carta le fue entregada. Mi padre se entregó voluntariamente en el Cuartel de Liberia;  en el autobús que lo transportó a la ciudad Blanca un policía lo reconoció y le dijo que lo acompañara. Mi papá le explicó que iba a entregarse solo y que no  tratara de detenerlo por la fuerza, pues era innecesario…”

MAÑANA CONTINUARÁ EL III CAPÍTULO DEL PROYECTO PEÑA-PAPAGAYO.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s