JUEZ CONTENCIOSO DENUNCIADO  PENALMENTE POR PREVARICATO E INCUMPLIMIENTO DE DEBERES…

 

 k

EL JUEZ CONTENCISO LIC. JOSÉ SALAS MONTENEGRO  ha sido denunciado por la viuda Paniagua por usar lo que ella denomina “suterfugios legales” en contra del Sucesorio de su esposo Manuel Paniagua.

Doña Alba había compartido con este Diario la denuncia inicial por los supuestos delitos de prevaricato e incumplimiento de deberes contra este juzgador, pero ahora nos dice que este señor ha continuado con su actividad delictiva en su contra, ahora con un nuevo suterfugio legal, haciéndole una “prevención” de readecuación de demanda para “revivir” el plazo legal de contestación de demanda que el Estado, el ICT y los otros co-demandados habían dejado vencer en la vía agraria.

Con ello, nos dice doña Alba “ya no nos encontramos nuevamente, como en sede Agraria de Liberia, ante el procedimiento ideado por los legisladores en sus Códigos Procesales, sino en el procedimiento que artificiosamente los jueces usan e inventan a su antojo para favorecer o perjudicar a la parte que no les  es grata”.

“Me han invisibilizado otra vez” manifestó con énfasis doña Alba; “este juez no solo no anota mi demanda en la finca otorgada a esta concesionaria Ecodesarrollo Papagayo, sino que ahora les revive el plazo para que contesten y opongan pruebas de toda clase, favoreciendo los intereses contrapuestos al Sucesorio. No resolvió una prejudicialidad penal solicitada por mí, no resolvió mi solicitud de decreto de rebeldía y, en su lugar, les otorga nuevamente el plazo de treinta días para que contesten la demanda. Un proceso va por etapas y el juez se brinca las etapas y ordena cosas y niega otra en abierta contradicción con los procedimientos establecidos. Si un juez debe anotar inmediatamente, según la ley, no cabe otra más que acatar lo que la ley indica si se dan los presupuestos legales correspondientes. En este caso, no. El juez indica que no cabe la anotación e invoca una razón inexistente en la Ley. Ahora, me hace una prevención, para darle oportunidad a los demandados para contesten la demanda, que ya tienen prácticamente perdidas de ser considerados rebeldes”.

El abogado de doña Alba, don Frank Paniagua, adujo que su madre lleva razón en todo lo que indica y que ahora el juez pretende “callarla” amonestándola por llamarlo “ prevaricador”.  Al pan pan, y al vino vino, al que roba se le llama ladrón y al que prevarica se le llama prevaricador. No hay vuelta de hoja.

El respeto –nos dice doña alba- se gana, no se impone a la fuerza. El juez que irrespeta al Sistema y a una adulta mayor  se rebela y arremete contra ésta quien, en su desesperación al perder su hacienda y ver la justicia aplicada en este país, no le queda otro remedio que la desobediencia civil. De hecho, estoy presentando  -nos dijo- las denuncias correspondientes a este juez autoritario y susceptible, pero que no pierde tiempo en arremeter contra la Ley y el Sistema de Derecho.

Diario Digital El independiente ha venido informando  sobre el caso del hotel FOUR SEASONS, el que no para de poner en evidencia actuaciones judiciales como las que ya todos los costarricenses conocemos como el “papagayazo”, una especie de primo-hermano del “cementazo”, en donde se denuncian incumplimientos, engavetamientos y prevaricaciones. Delitos de moda.

El Poder Judicial, otra vez, con este caso, en la PICOTA pública.

Diario Digital El independiente. Edgar Cantón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s