“Cientos de años atrás ya en Nicoya se hacían mejengas con la pelota…

Pelota Maya 2

Prof. Ronal Vargas Araya. Nicoya 26-06-2018.

A propósito del Mundial de Futbol en Rusia…

Desde México al sur del continente americano el juego de pelota fue un deporte cotidiano con connotaciones religiosas. Existen testimonios arqueológicos de que ya se jugaba en Chiapas desde el año 1400 a. C.​, terminando muchas veces hasta la caída del sol, en especial cuando se hacía con fines rituales. La narración del “Popol Vuh” nos recuerda uno de los más desafiantes juegos de pelota acaecidos en la humanidad…

Entre los mayas el juego de pelota fue una actividad sociocultural en la que participaban niños, hombres y mujeres. No solo se mostraba en él la fortaleza física, sino también la agilidad y el trabajo en equipo, prevaleciendo intereses sociales, religiosos y hasta políticos. En no pocas ocasiones llegó a ser un juego mortal, pues los participantes se llegaron incluso a jugar la vida.

En el Petén de Guatemala se descubrió la cancha más antigua de Centro América, construida alrededor de 500 años A.C.  En este país se han encontrado más de 300 campos de juego, solo en Tikal se han descubierto 7.

Se estima que el tamaño promedio de las canchas era alrededor de 30 metros de largo por 8 de ancho. La pelota que utilizaban para el juego era esférica, hecha de hule crudo, por lo cual era pesada. El tamaño variaba entre 22 y 25 cm de diámetro, con un peso de aproximadamente de 3 a 6 libras.

El hacer pasar la pelota por un aro de piedra en vertical era uno de los objetivos principales del juego, también si la pelota tocaba el aro era bueno para el equipo y para el jugador. La pelota tenía que mantenerse rebotando por medio de los jugadores quienes utilizaban diferentes partes del cuerpo para golpear la pelota.  A lo largo de la cancha, en los costados, se construían paredes inclinadas para rebotar la pelota.

Cuenta el arqueólogo Carlos Aguilar (1) que entre los descubrimientos hechos en marzo de 1968 por el sitio Torrecillas en la Hacienda Tempisque, con el permiso de su entonces propietaria Carmen Clachar de Guillén, uno de los personajes descubiertos en la escultura de una vasija sepultada a casi 2 metros tenía una expresión de movimiento: parecía realizar alguna clase de juego. “Los motivos decorativos de las paredes interiores y exteriores de la vasija que pueden referirse al campo de juego, permiten al autor afirmar que se trata de una representación, la primera en el sur, en La Gran Nicoya” (2), que alude a un jugador de pelota, actividad de gran trascendencia social y religiosa en el norte.

No sabemos a ciencia cierta si existían campos de juego en el extenso territorio de La Gran Nicoya, pero es de suponer que en algún campeonato mundial de pelota de aquellos tiempos también los nicoyanos se trajeron esta vasija como trofeo de triunfadores y siguieron practicando el juego de la pelota desde lo que hoy es Liberia hasta los confines de la Península de Nicoya.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s