EL ALMA DE LA TOGA…

fr

POR EL LIC. FRANK PANIAGUA MENDOZA

ANGEL OSORIO ESCRIBIÓ el libro “EL ALMA DE LA TOGA”,  siendo un jurista distinguido amante de la ciencia jurídica en toda su extensión.

Y es que quién no se enamora del “alma de la toga” en una democracia como la costarricense? 

Desde muy temprano como estudiante comencé a admirar a los jueces y magistrados desde el “alma mater”. Personalidades de “la Toga” como el ilustre Miguel Blanco, el sensato Edgar Cervantes y el increíble don Marco Aurelio Odio, entre otros, formaron mi vocación temprana para aspirar algún día a ponerme ese traje con el que los insignes jueces y magistrados se vestían  para dictar justicia en las épocas de Oro del Derecho.

Pronto en el ejercicio de mi profesión mi hermano Fernando estrenaría la Toga, pues fue nombrado Juez Civil de Menor Cuantía, Tránsito  y Contravencional de Carrillo, dejando la pequeña firma de abogados que habíamos abierto tan solo hacía un año en la ciudad de Filadelfia.

Pronto aparecerían los primeros hallazgos que pondrían en entredicho la pureza del “alma”  de la “toga” que jamás abría de ponerme; cuando un ex – magistrado fue llamado a tomar el caso de una contraparte que había perdido un caso penal, para interponer un recurso de casación contra la sentencia que  no le fue favorable a sus clientes. El ilustre ahora abogado litigante ganó el Recurso, logró anular  el juicio y realizado que fue el nuevo debate en un reenvío, los jueces del Tribunal de Liberia le dieron un nuevo giro a la historia e, inexplicable y sombríamente mi otrora cliente sería condenado a prisión, perdiendo una finca frente al mar en manos de quienes en el primer juicio habían sido considerados sus verdugos.  Es decir, la sentencia nueva si vistió de negro y se condenó a la víctima de una historia de terror.

Los casos turbios aparecerían esporádicamente y en pasillos se rumoraban los desaciertos de algunas intervenciones superiores ante los jueces inferiores del Poder Judicial. Una era de sombría iniquidad llenaría de amargura y desesperanza a muchos colegas y usuarios, como también a  muchas instituciones del Estado, como casi a todos los bancos estatales y a la misma Comisión Nacional de Emergencias.

No fue sino hasta que logré ganarme una suma algo considerable de dinero por honorarios profesionales  -que un mal cliente no me pagó-,  cuando ví las “TOGAS”  voltearse con ferocidad hacia mí, en mi contra,  una fatídica tarde en la Sala Número tres de Audiencias de los Tribunales de Justicia de Liberia en agosto del año 2016, cuya crueldad merece ser recordada en los anales de la historia del Primer Circuito Judicial de Guanacaste, por sus terribles consecuencias hacia una institucionalidad ya seriamente cuestionada  y repudidada por el pueblo.

De ninguna manera creo que ANGEL OSORIO se refiera al “alma de la toga” de la manera en que hoy lo hago yo.  No obstante, su fantástico libro que me regaló un Ex – Fiscal General de la República -que fuera mi maestro en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica-, resuena todavía  en mis entrañas a manera de placebo para no sentir la ira y el dolor que me provocaron los de la Toga de Liberia; sentimientos recurrentes que emergen súbitamente con mis recuerdos de esa tarde; pues al “alma de la toga” de OSORIO se la llevaría el viento en un viaje muy largo del que quizá jamás retorne.

La era de la búsqueda de Costa Rica de la Tercera República marcará un gran paso en el posible retorno del “alma de la toga”. Atisbo los mejores tiempos para nuestro país después de aquella tarde en la siniestra Sala Número Tres, una vez que el Poder Judicial se limpie y reivindique para bien, indiscutiblemente, de nuestra querida y amada Costa Rica. Posiblemente, algún día la Gran Luna Liberiana vuelva  a brillar para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s