Historia de los Paniagua Mendoza y su Hacienda Palmares.

20171230_105236_resized
Don Manuel Paniagua en su plena juventud.
Doña Alba Mendoza, nace en Santa Ana de Belén de Carrillo con la ayuda de la partera PAULA MENDOZA, su abuela,  el día 11 de agosto de 1942. Estudia primara en este pueblo y a los 13 años va a estudiar la secundaria en la ciudad de Liberia, al Instituto de Guanacaste, siendo su director el señor Rafael Rojas.
Conoce a Manuel Paniagua Rodríguez en un autobús  estudiantil  cuando le es presentado personalmente por la hermana de Manuel,  Noemy Paniagua Rodríguez.A los tres años de conocerlo, se casa con Manuel Paniagua Rodríguez.
ELLA SE CONVIERTE LUEGO EN ALBA MENDOZA DE PANIAGUA

La joven pareja contrajo matrimonio en Filadelfia de Carrillo, en el año 1958.
Se va a vivir a Paso de Tempisque a la par de los padres del esposo, en una casita que les regalaron como presente de bodas.

Manuel Paniagua Rodríguez es hijo de Manuel Paniagua Soto y Teodosia Rodríguez González. Desde joven se hace recio en el Trabajo junto a su padre, un gran ganadero y terrateniente de la bajura guanacasteca.

Pide a su padre un plazo para pagarle un monto considerado de ganado; lo vende bien y le paga a su papá la deuda. Así comienza la historia de quien luego se convirtiera en uno de los hombres más ricos y prominentes de la bajura, cuya fama y gloria pasó fronteras. Exportador de ganado en pie a Venezuela, logra continuamente los premios al mejor ganado en las exposiciones de la Cámara de Ganaderos de Guanacaste en Liberia.Adquiere haciendas como: PALMARES, ELGAVILÁN, LA LAGUNA, LA MORENITA, EL VOLCÁN EN QUEBRADA GRANDE, RINCÓN DE LA VIEJA, ETC.   y cientos de hectáreas en arrendamientos, tales como Hacienda Pinilla de 4000 hectáreas y El Gúis de 700.

En 1974 hace un arriesgado movimiento ganadero avalado con una supuesta venta de Hacienda Palmares que le permitiría pagar la deuda al Banco de Costa Rica, sin contar que la venta de PALMARES era nada más ni nada menos que una ESTAFA, pues no le pagaron un centavo por ella.
Su viuda queda sola en la Hacienda con sus hijos. La aprehensión de Manuel Paniagua Rodríguez, sin cometer delito alguno, sino sólo una deuda ganadera (prisión por deuda), fue todo un operativo histórico policial, con movilización de agentes por tierra, mar y aire.  Finalmente es aprehendido y puesto en prisión a finales de 1974.

La viuda de Paniagua es echada puerta afuera por agentes del Gobierno, quienes le indicaron actuar a solicitud del señor ALVARO ARIAS VILLALOBOS.

Con la ropa, los peones, sus hijos y algunas gallinas, en su jeep Willy salieron de Golfo de Papagayo  rumbo a Santa Ana de Belén de Carrillo, en donde aún permanecen sus padres, a habitar con sus hijos en una pequeña habitación que le otorgan felizmente.

Doña Alba queda viuda en 1978, pues Manuel Paniagua Rodríguez muere a los 39 años en Santa Ana de Belén, al lado de su esposa y sus cuatro hijos, en una casita que mantiene hasta hoy.
Viuda, con cuatro hijos que se caracterizaron por el gran carácter de ambos padres y por sobresalir en el campo académico, debe hacer frente a la manutención de tres de ellos en la UNIVERSIDAD DE COSTA RICA, lo cual le resulta imposible, por lo que el mayor, JORGE, renuncia a la Universidad y va a trabajar de empleado en ALCOHORSA, filial de CODESA, en donde se instaura una fábrica de algodónl en la finca LA MORENITA, finca DE MANUEL PANIAGUA RODRÍGUEZ que luego de la historia de Palmares le es comprada a su padre don Manuel Paniagua Soto, de una extensión de 150 hectáreas desde la localidad de Guardia Liberia hasta el Aeropuerto Daniel Oduber Quirós, con dos kilómetros de frente a la carretera pavimentada. 

Jorge renuncia a su puesto unos meses después y le dice a su madre que él no nació para “peón” y que le otorgara una fianza para comprar su primer tractor y vender servicios de preparación de terrenos a los ingenios azucareros. Así comienza otra historia de la Familia Paniagua, ya sin el líder y padre, pero en manos de un gran emprendedor agrícola, cambiando el sistema de producción tradicional de  ganadería de la familia hacia la agricultura.

Jorge se casa y emprende su nueva familia, siendo exitoso en sus nueva empresa.

Alba continúa sola y ofrece sus servicios como CONSERJE en el Liceo de Santa Cruz, y  logra que Fernando y Frank  se puedan graduar y egresarse, respectivamente, en 1986; justo en el momento en que la Ley Fodea  sepulta finalmente y les da un golpe de gracia a los agricultores de este país.
MODIIFICANDO en forma radical el sistema  de producción de la Familia  los jóvenes abogados forman el Bufete Paniagua y Asociados en 1987. Pronto se escucharían sus primeros logros. El abogado Fernando es nombrado Juez de Carrillo y Frank continúa solo en el Bufete hasta hoy, no sin antes ejercer alguna experiencia en el Poder Judicial como agente Fiscal, Fiscal de Juicio, Fiscal Auxiliar y  Defensor Público.

Doña Alba se pensiona como conserje en forma adelantada por asuntos de un padecimiento crónico en su salud y sigue apoyando a sus hijos desde su hogar, en donde permanece fiel a su esposo muerto y a sus hijos. Doña ALBA, cuando se le pregunta acerca de la Hacienda Palmares dice con estoicismo:

“ A MI FAMILIA LE ARREBATARON PAPAGAYO.   A GUANACASTE, SU INTEGRIDAD TERRITORIAL. A COSTA RICA, SU DIGNIDAD” (ALBA MENDOZA)

20171230_115601_resized
Doña Alba Mendoza en su juventud.
Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s