La prevaricación del Juez.

7DIDDQX5VZHI7IAYSJCK2DIQHM

POR EL LIC. FRANK PANIAGUA.
Al raíz de la investigación penal que se le sigue al ex –Magistrado Celso Gamboa por los delitos de incumplimiento de deberes y prevaricato, me he puesto a pensar y compartir con ustedes estas ideas que espero les sirvan de reflexión, sobre todo a aquellos que se han visto perjudicados por un retraso malicioso de justicia en sus casos concretos o por un abuso de poder de algún funcionario en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales.
Durante mucho tiempo a los abogados se nos educó por “juristas” inescrupulosos haciéndonos creer en sus innobles doctrinas manipuladas por el Poder Político que la PREVARICACIÓN JUDICIAL no existía, tomando como base la norma del artículo 154 Constitucional.
De allí que el delito de prevaricato, según estos falsos juristas, no lo podía cometer el juez, dado que éste solo estaba sujeto a la Constitución. Otra tesis nos inculcaba que el JUEZ no podía cometer delito porque habría que demostrar un “dolo” en su actuación; aspecto casi imposible de probar porque va referido a una “intención” de cometer el delito o un conocimiento de que su conducta no es ajustada a derecho y, por ende, delictiva; aspecto que no se le exigía al resto de los funcionarios públicos.
Asimismo, nos habían dicho que por tener el JUEZ una libertadad de criterio para tomar una decisión, no podía tampoco cometer el delito de prevaricato porque su actuación está protegida por la independencia del Poder Judicial y del libre criterio de sus juzgadores.
Durante mucho tiempo también la INSPECCIÓN JUDICIAL tomó estos criterios y desestimó casi siempre las causas de quejas disciplinarias por asuntos funcionales de los JUZGADORES. Así me eduqué yo, bajo esas falsas premisas.
Después de un largo tiempo por los pasillos judiciales entendí que esas tesis estaban equivocadas y que tanto el juez como -cualquier otro ciudadano- deben estar atentos a la Ley y respetarla, aplicando métodos de interpretación basados en los principios generales del Derecho, en nuestra Constitución y Jurisprudencia, y no en sus instintos o estados de ánimo. A esto se le llama “HERMENÉUTICA JURÍDICA”.
Con la creación de nuestra Sala Constitucional fueron estableciéndose maravillosos principios del DEBIDO PROCESO y fue así como la EVOLUCIÓN de los criterios libres de interpretación de los jueces en las materias que conocen se fue limitando a tal punto que, por ejemplo, en materia penal desapareció por COMPLETO la LIBRE CONVICCIÓN DEL JUZGADOR (así lo estableció la famosa sentencia del Debido Proceso redactada por nuestro excelentísimo Magistrado RODOLFO PIZA ESCALANTE, No. #1739-92; SALA CONSTITUCIONAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las once horas cuarenta y cinco minutos del primero de julio de mil novecientos noventa y dos).
De allí que, hoy por hoy, aquellas falsas doctrinas han quedado superadas y el JUEZ, al igual que cualquier otro funcionario público puede cometer un acto que le lleve a la cárcel, por no estar ajustadas a derecho sus resoluciones.
Las democracias latinoamericanas se han visto afectadas por la corrupción de sus funcionarios, y un sin número de juristas reconocen que las leyes anticorrupción han ayudado a que la justicia se democratice y a todos se nos juzgue por igual, sin odiosos privilegios.
La sociedad costarricense, al igual que las demás en este hemisferio, ha ido evolucionando. Por supuesto que ella va de la mano con la probidad de quienes ejerzan tanto el control político como jurídico. A pesar de que la FISCAL NAVAS es empleada del PODER JUDICIAL, por ejemplo, ella no ha temido abrir causas a un poderoso magistrado, quienes NUNCA habían sido llevados al banquillo de los acusados, porque eso implicaba un juicio político sin fin en nuestra Asamblea Legislativa para eliminar el fuero que protege a los Altos Funcionarios del Estado.
Es justo aquí, en este punto, en donde debemos detenernos y pensar en el papel tan decisivo que hemos jugado como pueblo para que estos cambios operen en nuestra Sociedad. Ya no habrá paradigmas, ni discriminación, ni racismo, ni sexismo, etc. Las reminiscencias y vestigios odiosos de corrupción y discriminación ya han encontrado el pleno repudio social y creo que lo hemos hecho valer muy bien.
El pueblo Costarricense, TODO, sin excepción, es inteligente; ha sabido esperar y muchos se aprovecharon de esta tolerancia temporal. Hoy esos que se creyeron superior a las Leyes están siendo ya encarcelados.
Una Fiscal ha hecho la diferencia.

Ha provocado una verdadera REVOLUCIÓN sin armas, solo con la aplicación justa, objetiva y medida de la Ley, sin apasionamientos, subjetivismos ni delirios de poder. Bien por Costa Rica.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s