“PAPAGAYO COSTA RICA: UN EMPORIO LEVANTADO SOBRE CENIZAS”.

golfo-papagayo-1.gif

(LA HISTORIA DE HACIENDA PALMARES. UN CASO DE CONFISCACION ESTATAL).

 

A MANERA DE EPÍTOME.
EN COSTA RICA, CENTROAMÉRICA, 57 diputados de la Legislación 1978-1982 crearon la Ley No. 6370 cuya única finalidad era DECLARAR DE INTERÉS TURÍSTICO una importante propiedad de un ciudadano costarricense, de otros pequeños propietarios y territorios marítimos Estatales administrados hasta entonces por dos Cantones del país. La historia narra la apropiación indebida del Estado de Costa Rica de la conocida Hacienda Palmares, ubicada en Bahía Culebra, territorio de Liberia, capital de la provincia Guanacasteca de Costa Rica, en donde hoy se asienta un Emporio Hotelero y de bienes raíces que pasaron a manos privadas con recursos públicos mediante la concesión indebida de los terrenos a dos empresas Costarricenses. La  Ley dio las coordenadas geográficas de la Hacienda, indicándose que se declaraban de utilidad pública “bienes inmuebles, sean fincas completas, porciones, derechos o intereses patrimoniales legítimos, que por su ubicación sean necesarios para realizar y ejecutar el Proyecto Turístico en Bahía Culebra”, cuando en realidad se trataba principalmente de un inmueble en particular de una extensión aproximada de mil hectáreas propiedad del señor MANUEL PANIAGUA RODRÍGUEZ, quien falleció un año antes de promulgarse la conflictiva Ley. Se trata de una Ley sin ejecución, porque jamás se abrió expropiación forzosa o compra directa de la hacienda a su legítimo propietario.
El Instituto Costarricense de Turismo, ente encargado de adquirir las tierras sin trámite de EXPROPIACIÓN mediante el Refrendo de la Contraloría General de la República, ha indicado al respecto que los procesos expropiatorios sí se dieron y no compras directas; “los cuales fueron llevados a cabo a satisfacción”; sin que aclare hoy por hoy a quién o quiénes indemnizaron por la adquisición de esos terrenos.

La Sala Constitucional ha remitido a la viuda de Manuel Paniagua a hacer valer sus derechos a la Jurisdicción ORDINARIA, una complicadísima instancia judicial en donde el ciudadano costarricense se ve en abierta desventaja contra el Estado Central y sus Instituciones, por la carencia de los recursos económicos y conocimientos para entablar un Litigio legal de esta índole.

Paradójicamente, la misma Ley  indica que “al cumplirse ocho años de la publicación de la presente ley deberán quedar concluidos los trámites administrativos, relativos a la adquisición por mutuo consentimiento de los inmuebles y derechos a que alude el artículo 1º y, en caso, publicado el correspondiente decreto de expropiación. En efecto de esos actos jurídicos las propiedades y los derechos de posesión quedarán automáticamente liberados de la declaratoria de utilidad pública y sus respectivos dueños recuperarán el ejercicio absoluto de los atributos del dominio sobre esos bienes y derechos”.

De tal forma, La viuda de  Paniagua Rodríguez ha pasado irónicamente a ser la dueña de una finca en la que se construyó sin su permiso un Emporio Hotelero que incluye tres hoteles (incluido el Four Seasons), 148 unidades residenciales de lujo, una marina, un campo de golf Arnold Palmer y un club de playa, que ha convertido la selvática hacienda Palmares en “Península Papagayo, un desarrollo turístico y residencial único en el mundo que combina calidad, naturaleza, cultura y responsabilidad social”, según sus inadvertidos desarrolladores privados. El saqueo de los cementerios indígenas precolombinos, llenos de oro y jade se consumó en la época de la década de los setenta. Las piezas formaron colecciones privadas y llevadas fuera del país.
Si al igual que al Coronel Aureliano Buendía, en las letras del colombiano GARCÍA MARQUEZ,  a esta viuda no le llegó a tiempo su pensión (o indemnización, en este caso), hoy tendrá al menos muchos quienes sí le escriban  para autorizarnos a contar esta historia que nos ha dejado a todos impávidos y que es digna de una telenovela de lo “REAL MARAVILLOSO” de nuestra cultura Latinoamericana, impregnada de un tinte político como en “EL CORONEL NO TIENE QUIÉN LE ESCRIBA”; solo que en la historia que aquí se cuenta “el GALLO” ya fue vendido y alimentado por años por el Gobierno de COSTA RICA a tal punto que lo convirtió en el gallo más caro de la historia de Centroamérica, concesionada a la empresa ECODESARROLLO PAPAGAYO, S.A. cuyas acciones fueron adquiridas recientemente por la Empresa Norteamericana GENCOM, ya asentada en Costa Rica por medio de una Subsidiaria y a punto de remodelar sus hoteles con una inversión superior a los cuarenta millones de Dólares. La otra Concesionaria es de nombre NORTH PENÍNSULA HOLDING (NPH), SOCIEDAD ANÓNIMA, en cuyo territorio no ha existido construcción alguna en treinta años de  la vigencia de la CONESIÓN.

Las participaciones Estatales en este billonario negocio sólo la conocen los Jerarcas del Instituto Costarricense de Turismo.

A los que compraron el “Gallo” robado al Coronel les quedó claro en la Historia que le fue devuelto a su dueño, después de su DESPOJO; quien en lugar de venderlo prefirió comer “MIERDA”, en las palabras textuales de nuestro premio NOBEL DE LITERATURA GARCÍA MARQUEZ.
No existe crimen que quede oculto, tarde o temprano se descubre. La desposesión y ocupación ilegal del  ESTADO DE COSTA RICA se expondrá aquí hoy, y pretende  llegar a la conclusión de que todo ello fue cometido  en perjuicio de UNA FAMILIA GUANACASTECA y en contra del PUEBLO en general, por cuanto las finanzas se ignora si fueron a parar al erario público, pues según publicaciones de diarios nacionales la empresas concesionadas han llevado sus recursos a paraísos fiscales. Estas personas que abusaron tanto de las Leyes estatales como de los derechos de esta familia pagarán tarde o temprano su fraude; se arrodillarán ante el Altísimo y pedirán perdón a Dios y a las víctimas de esta historia.  Él se encargará de perdonarlos y de tratarlos con la justicia de su diestra; pues de lo contrario verán su mano izquierda alzada con poder y azote y La Profecía se cumplirá, aspecto atisbado en el último capítulo de esta historia.

Esto lo declaro en el poderoso nombre de nuestro señor Jesucristo, el Alfa y  Omega, el Principio y el Fin, el nombre que es sobre todo nombre, y a quien es la Gloria, la honra y el poder por los siglos de los siglos.

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s