Ambientalistas pierden Recurso de Amparo contra la Lagarteada en Ortega de Santa Cruz.

La Lagarteada

Foto ilustrativa 

SALA CONSTITUCIONAL RESUELVE AMPAROS CONTRA LA LAGARTEADA

Establece que los actos concretos de crueldad y de maltrato animal, corresponde resolverlos a las instancias ordinarias (administrativas o jurisdiccionales comunes).

 La Sala Constitucional, por mayoría, dictó las Sentencias N° 2017-14518 y N° 2017-14519 el día de hoy, por medio de las cuales resolvió los recursos de amparo presentados contra la actividad denominada “La Lagarteada”, que se realiza en Ortega de Bolsón, Santa Cruz de Guanacaste.

El voto de mayoría estimó que la Constitución Política y la legislación de protección animal establece un amplio marco normativo de tutela de los animales (ver Sentencia N° 2017-1567), que tiene por fines fundamentales procurar, adecuadamente, su efectivo bienestar, mediante la sanción de los actos crueles y de maltrato que lesionen sus derechos. La normativa especial contempla sanciones penales y la vía procesal para dirimir conflictos al respecto. En consecuencia, consideró que existe un marco legal suficiente para el resguardo de los derechos de los animales, por lo que remiten las lesiones que se aleguen en casos concretos a las instancias ordinarias (administrativas o jurisdiccionales).

La mayoría estuvo integrada por los Magistrados Jinesta Lobo, Hernández López, Salazar Alvarado y Hernández Gutiérrez.

Por su parte, los Magistrados Cruz Castro, Rueda Leal y Pcheco Salazar salvaron el voto, puesto que consideraron “La Lagarteada” como un evento contrario al artículo 50 de la Constitución Política, la Carta Mundial de la Naturaleza (aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas) y la Declaración de Río, entre otros instrumentos internacionales. Precisamente, la protección constitucional y convencional citada justifica el control de constitucionalidad por la vía de amparo.

Subrayan que el cocodrilo muerto es un animal salvaje, cuya captura está expresamente prohibida por la Ley de Conservación de la Vida Silvestre y su Reglamento. Enfatizan que la especie atrapada (crocodylus acutus) es catalogada por nuestra legislación, expresamente, como parte del patrimonio natural y como animal en peligro de extinción, por lo que el trato que se le dio (tenerlo con el hocico amarrado por muchas horas) y su ulterior muerte, refleja una deficiente supervisión de la autoridades públicas y de quienes coordinaron la actividad.

Diario Digital El Independiente,Edgar Canton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s