Fieles católicos devotos al santo Cristo de Esquipulas.

La imagen puede contener: 4 personas, multitud, árbol, planta, exterior y naturaleza

Santa Cruz, Guanacaste.

Como es tradición de muchos devotos del santo Cristo de Esquipulas, recorriendo en procesión desde Hato Viejo y barrios circunvecinos, hasta entrar a las 4 p.m. a la ciudad folclórica en procesión.

Una de las versiones sobre el origen de la devoción al Cristo Negro de Esquipulas en este cantón, dice que la imagen fue traída de Guatemala a principios de 1804 por una persona que solicitaba limosna en su nombre, lo que motivo que fuese llamado a rendir cuentas ante la autoridad de Nicoya. Este viajero dejo escondida la efigie entre dos palmas de coyol donde posteriormente fue encontrada y adquirida por doña Bernabela Ramos, quien donó los terrenos para que le construyeran un templo.

Con el paso del tiempo el pueblo fue variando la historia original y así nace una versión popular,  fundamentada en la fe religiosa:

El escrito “Fundación de Santa Cruz y su fervor religioso en sus 200 años de Patronazgo del Santo Cristo de Esquipulas”,  autoría del Prof. Pedro Sánchez Sánchez y publicada por la Municipalidad de Santa Cruz,  existen varias quimeras sobre la llegada del Patroncito a estas tierras:

A principios del año 1804, vino a las cercanías de lo que ahora es Santa Bárbara, un viajero guatemalteco quien se hacia acompañar de una hermosa imagen del Cristo de Ébano. Este hombre pedía limosna de casa en casa. Con el recaudo se entregaba a los placeres, manera tal que hizo que los naturales se alarmaran y lo delatarán en Nicoya. Rápidamente  fue citado, el hombre asistió acatando la orden, dejo entre las palmeras de coyol de doña Bernabela Ramos, la hermosa imagen (precisamente donde hoy, se encuentra el Altar Mayor de nuestra parroquia. En Nicoya las autoridades le señalaron que cediere la efigie para una ermita que se construiría en Belén.  Empero, los aborígenes que habitaban el centro, la querían para ellos. Mientras, ello sucedía la imagencita fue encontrada entre dos palmeras de coyol. En este punto existe la disyuntiva ¿Fue encontrada por doña Bernabella o por un indígena? El caso es que doña Bernabela intervino y donó cuatro caballerías de sus terrenos para que las familias se congregaran alrededor de la nueva ermita.

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s