En la ruta del Dr. Vargas Vargas.

Resultado de imagen para bandera de guanacaste

Fuente: Lic. Wilberth Villavicencio. 

Los Guanacastecos nos reencontramos con nosotros mismos.

Antes de anexarnos a Costa Rica, configuramos un territorio con autonomía política pero esta autonomía mediante la cual nos autogobernábamos fue cedida, no sólo en esa importante potestad política, sino con toda la belleza paisajística y productiva de un vasto territorio, con una cultura de profunda raíces mesoamericanas, que han contribuido hasta hoy a preservar nuestra identidad.

Con la decisión política de la anexión no sólo ensanchamos notablemente la geografía de Costa Rica, sino que le agregamos un acerbo cultural manifestado en riqueza musical, poética, culinaria, idiomática, de acento o fonético, una manera de ser y pensar y en fin todo lo que identifica a Guanacaste, y que no obstante los cambios, se mantiene en su esencia y se resume la Guanacastequidad.

Tan generosa entrega no fue apreciada por el país receptor y en el primer cuarto del siglo viente, más de cien años después del gesto generoso, nos moríamos de paludismo, tuberculosis y otras epidemias, a tal grado que el preclaro Vargas Vargas resumió la vida de sus coterráneos en guaro, marimba y tumba, no se crea que por vagos (como solían presentarnos en el interior), sino por ausencia total de políticas y oportunidades que promovieran nuestro desarrollo humano.

Olvidados por el país receptor, cien años después de habernos cedido,   no habíamos obtenido beneficio alguno de la generosa concesión.

Por el contrario nuestras riquezas tomaban rumbo a la metrópoli a través del cabotaje y de las balsas que surcaban el Tempisque y el Bebedero.

El Dr. cargó sus mulas con medicamentos y hasta con alimentos de su peculio y partían de Palmira, abriendo atajos entre la maleza del barro y polvazales, por las alturas, bajuras y las costas de la provincia.

Llevó salud y sobre todo esperanza a un pueblo bueno y olvidado, cuyas necesidades hicieron acuñar la expresión: ¡Pobre Guanacaste, tan lejos de Dios y tan cerca de San José!

Entiéndase, tan absorbido y anulado por el poder central de Costa Rica.

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s