Tristes realidades de lo que queda del majestuoso Río Tempisque.

portada_rio_seco

 

Fuente: Ronald Díaz Vargas

“Si no hacemos algo ya, al igual que ha sucedido con otros ríos de la zona, el Tempisque se va a secar”

Preocupados por la situación,  junto a Edgar Cantón, activista y director del diario digital El Independiente, y varios vecinos de la provincia,  conformaron la “Asociación Rescate y Protección de la Cuenca del Río Tempisque y los ríos de Guanacaste”. Ellos buscan formas de proteger el recurso hídrico en distintos niveles, comenzando por la protección del agua para consumo humano.

El río Tempisque atraviesa gran parte del territorio guanacasteco y es el tercero en extensión a nivel nacional, solo superado por el Grande de Térraba y el Reventazón. Sus aguas son elemento fundamental para la industria ganadera y para el riego de grandes extensiones de tierra utilizada para la siembra de caña de azúcar, arroz y melón y en conjunto con el río Bebedero aportan el 75% de las aguas utilizadas en el país para uso agropecuario.

El río Tempisque suministra el 75% del riego para la agricultura del país.

Los miembros de la asociación son conscientes de las necesidades de los empresarios y agricultores, pero ven con malos ojos el uso indiscriminado del recurso en tiempos de sequía y la falta de previsión y utilización de técnicas modernas que permitan el desarrollo económico de la provincia, sin menoscabar los recursos naturales y poner en riesgo el futuro del río.

La idea del grupo no es obstaculizar la actividad económica, sino generar una estrategia, conjunta con las empresarios para restaurar el río. “Con un uso sostenible podemos lograr que las empresas continúen con sus actividades y generen empleo y riqueza, sin quitarle vida al río”, comentó Alexander Sierra.

Edgar Cantón, por su parte, publica de forma constante denuncias sobre actividades que van en detrimento de los ríos y recursos naturales de la zona. “Nosotros los guanacastecos vamos a defender nuestro río Tempisque y estamos en contra de los destructores de la Naturaleza, no vamos a permitir que sigan destruyéndolo”, dijo Cantón, quien organizó y acompañó al editor de Primera Plana en una gira por distintos sectores en donde la afectación del río es evidente.

Daños visibles

Uno de los problemas detectados fue en la zona de Liberia en donde hay una concesión para la extracción de piedra y arena. La afectación que sufre el cauce, caudal y márgenes del río por la maquinaria pesada es notorio y va en detrimento del lecho del río, necesario para que las aguas fluyan.

En otras secciones del río se pudo verificar cómo un ingenio taponea por completo las aguas para extraerlas del caudal y crear así un río paralelo que se utiliza de forma exclusiva para el riego de sus cultivos. “Eso es riego por inundación, y a plena luz del sol. Eso no es correcto para la naturaleza y es hacer insostenible un recurso”, explicó Alexander Sierra, quien también formó parte de la comitiva.

El contraste del verde de estos cultivos con el de plantaciones secas de agricultores que no tienen acceso al agua es notorio. También se pudo constatar cómo una empresa azucarera incluso rellena el río con alcantarillas para facilitar el acceso vehicular a sus instalaciones.

Con, o sin permiso, algunas empresas taponean el río para extraerle grandes cantidades de agua para riego.

Mala imagen

Estas acciones repercuten en actividades turísticas de índole ambiental. Roy Estrada es empresario ecoturístico y uno de sus servicios consiste en trasladar a los turistas en balsa por el río. El empresario se queja de que la maquinaria pesada  utilizada  para la extracción de materiales, además de ocasionar muchos daños al río y la flora y fauna del lugar, choca con la imagen de “país verde” que se vende a los extranjeros que nos visitan y provoca una situación “incómoda”.

Jorge Paniagua, un lugareño con un técnico medio en ciencias agropecuarias, calificó de “preocupante” la situación actual del Río Tempisque y explicó que actividades como la extracción de piedra y arena en otros momentos no tenían el mismo impacto por la cantidad de lluvia que recibía la zona.

Para José Palma Villalobos, de 84 años de edad, la explicación de lo que sucede en estos momentos en la provincia, obedece a que se ha perdido el amor por la naturaleza. Él ha sido testigo del enriquecimiento de muchos a costas del río Tempisque. Palma aboga por un equilibrio que permita la actividad económica, pero sin causar daños irreparables al medio ambiente. “Nosotros somos parte de la Naturaleza y si la Naturaleza desaparece, pues desaparecemos nosotros también”.

Concuerda con el problema de deforestación y la falta de árboles y follaje en las orillas de los ríos, en donde incluso se mete maquinaria pesada para la extracción de piedra y arena. “El río tempisque es la arteria de agua de Guanacaste y una de las cuencas más grandes de Costa Rica y la están destruyendo los que tienen el poder para hacerlo”, manifiesta.

Este camino permite el ingreso al río de maquinaria de extracción.

Hay soluciones

Sin embargo, para los miembros de la “Asociación Rescate y Protección de la Cuenca del Río Tempisque y los ríos de Guanacaste”, no todo está perdido. Eso sí, se requiere de acción inmediata para generar los cambios deseados.

“Hacer algo va más allá de enviar un mensaje por Facebook. Hacer algo es asistir a alguna reunión, ir juntos a plantar árboles y denunciar a quienes afectan al río”, afirma Alexander Sierra, convencido de que juntos podrán trabajar en generar una cultura de coexistencia pacífica entre los seres humanos y las demás formas de vida.

Algunas de las soluciones planteadas son la reforestación, repoblar de árboles las orillas de los ríos y ampliar las zonas de protección. Hacer un uso más consciente y sostenible del recurso hídrico, no arrojar materiales a su cauce y  limitar la extracción de agua en épocas secas.

Del lado empresarial las opciones van desde utilizar sistemas eficientes de riego y cambiar los sistemas de cultivos para adecuarlos a las épocas secas y lluviosas, hasta la construcción de reservorios de agua para ser utilizada durante el verano.

El llamado a la acción de José Palma resume el espíritu de la agrupación defensora de los ríos: “Quiero pedirles que no aflojemos, que luchemos como verdaderos hijos de la patria”.

Diario Digital El Independiente. Edgar Cantón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s